Hipnosis, aislamiento y explotación de la vanidad en internet

Hipnosis, aislamiento y explotación de la vanidad en internet

El espacio virtual como vitrina para el comercio y como escenario de interacción social propició una nueva forma de control sobre los seres humanos. El nuevo estándar de comportamientos incita al consumo, al goce de los placeres y a la exhibición del cuerpo. 

Con la creciente, inconstante y densa población de las ciudades todo cambió. En las zonas urbanas las personas viven cerca unas de otras, pero eso no significa que tengan contacto entre sí. Las familias están dispersas porque cada quien ejerce sus obligaciones fuera de casa y en lugares apartados. Esa separación de los individuos y el surgimiento de nuevos grupos sociales que acomodaron la moral según sus perspectivas trajo formas particulares de censura. En dichas agrupaciones, cada quien tiene que adaptarse a las influencias del entorno. Ahora el control social no depende de la Iglesia, la escuela y la familia, sino de quien tenga una opinión dominante (Burgess y Park, 1925). 

Las últimas décadas han traído cambios acelerados. Internet se masificó y abrió las puertas a diversas fuentes de información ajenas a los medios de comunicación tradicionales. Esto permitió acceder a discursos que antes estaban excluidos del debate público y disentir de la visión del mundo que dictaba la prensa masiva a favor de intereses políticos y económicos de las élites. La facilidad de establecer contactos sin importar los límites del espacio físico posibilitó la resonancia de voces y pensamientos que se consideraban minoritarios (Sampedro y Resina, 2010). 

A lo largo de estos años, internet expandió sus funciones para convertirse en mucho más que un simple medio de comunicación. Puede entenderse, más bien, como un espacio sin fronteras ni límites de tiempo. En ese ambiente global, las personas pueden crear sus propias redes con aquellos que tienen gustos y pensamientos similares o con quienes sienten atracción emocional. Cada quien es libre de comportarse según lo que considere mejor para satisfacerse a sí mismo. Esta es una forma más refinada que convence al individuo de que es autónomo y este se somete con gusto y entusiasmo a que exploten su vanidad en una plaza de compras virtual. Ahora la sexualidad no es oprimida sino potenciada como objeto del mercado (Papacharissi, 2010 y Han, 2014). 

La exhibición es viral en la red. Quienes hacen parte de un grupo están constantemente expuestos a imitar las conductas y las opiniones de aquellos que son referentes o tienen influencia. Esto ocurre bajo un efecto hipnótico de sugestión e imitación y hace más estrechos los vínculos de los que tienen comportamientos y pensamientos similares entre sí (Tarde, 1961). Sin embargo, replicar lo que hacen los demás no siempre es un acto de plena voluntad. Los humanos, como seres sociales, evitan el rechazo y por eso, cuando integran un colectivo, procuran analizar los patrones de opinión y comportamiento que son comunes en el ambiente. La confianza y seguridad con que las personas expresan sus puntos de vista dentro de un grupo social permite saber cuáles pensamientos son más fuertes que otros, cuáles han ganado aprobación y cuáles la pierden. Si el individuo detecta una posición dominante, existe alta probabilidad de que se adhiera a ella o se abstenga de contradecirla para evitar el aislamiento (Noelle-Neuman, 1995). 

El mundo virtual abrió las puertas del conocimiento, pero al mismo tiempo segmentó más la población y simplificó la focalización de mensajes según los gustos, prejuicios, intereses y temores de cada usuario. 
Referencias 

Burgess, Ernest y Park, Robert. The City. Chicago: Chicago University Press, 1925. 

Han, Byung-Chul. Psicopolítica. Barcelona: Herder, 2014. 

Noelle-Neumann, Elisabeth. La espiral del silencio. Barcelona: Paidós, 1995. 

Papacharissi, Zizi. A Private Sphere. Democracy in a Digital Age. Cambridge: Polity Press, 2010.

Sampedro Blanco, Víctor y Resina de la Fuente, Jorge. Opinión pública y democracia deliberativa en la sociedad red. Ayer Revista de Historia Contemporánea, vol. 80 n. 4, 2010, p. 139-162. 

Tarde, Gabriel. Estudios sociológicos, las leyes sociales, la sociología. Córdoba: Assandrí, 1961.

Comentarios

Lo más leído

El secreto de sus ojos: la incapacidad judicial y el castigo por mano propia

Influencia, lenguaje y redes, claves para una movilización masiva

El decálogo de la polarización en una democracia

‘Terms and Conditions May Apply’, un repertorio de espionaje

El eficaz control de la violencia simbólica

El efecto de los ‘billetes vallenatos’