El acoso judicial de Tigo contra usuarios insatisfechos

Tigo

Declarar la intención de terminar un contrato o cancelar los servicios de la empresa Tigo es firmar la condena para un agotador y engorroso trámite. El cliente que se atreva a tomar esa decisión queda expuesto a que esa compañía le manche su buen nombre en las centrales de riesgo y lo acorrale contra tribunales judiciales. 

Cualquiera que haya tenido la experiencia ha vivido su propia versión de la novela El proceso, de Franz Kafka. Ese relato describe la angustia de un hombre al que le notifican que está involucrado en un delito cuyos hechos desconoce. No sabe de qué lo acusarán ni donde quién tendrá que comparecer. El personaje está solo ante una poderosa burocracia que es incapaz de enfrentar y no le queda más remedio que someterse a la insoportable espera de un destino incierto. 

Las relaciones entre Tigo y sus clientes parecen, en principio, estar claras porque la Resolución 5050 de 2016 de la Comisión de Regulación de Comunicaciones establece reglas simples. El usuario puede cancelar los servicios o terminar el contrato cuando quiera y por cualquier medio de atención que la empresa disponga. La compañía no puede oponerse, ni solicitar justificación, ni exigir documentos o requisitos adicionales. Pero la realidad supera la ficción de la norma y es un hecho que Tigo es una poderosa burocracia, como la de El Proceso de Kafka, que asfixia a sus clientes. 

Los empleados anónimos de esa compañía inventan artimañas administrativas para exprimir los bolsillos de usuarios insatisfechos. La red social Twitter ya está inundada de quejas. El artista Luis Carlos Cifuentes (@CifuentesArte) expuso: “Olvídense de contratar cualquier servicio con @Tigo_Colombia. La pesadilla para cancelar un contrato es interminable, parece que decidieran robar directamente a los usuarios. (…) Van casi dos meses que se radicó la finalización del servicio y se hacen los pendejos, que el radicado no existe, que vuelva a llamar, que lo haga por formularios de la web, y la cuenta corriendo”. La usuaria Lorena Pedroza (@lore3125) publicó: “Necesito cancelar mi contrato de televisión, internet y teléfono con @Tigo_Colombia. Ha sido imposible. Llevo 4 meses intentando y lo niegan. No quiero seguir más con ese servicio. Ayuda”. 

Si alguien logra cancelar su contrato, la siguiente estrategia de la empresa es el acoso judicial. Tigo amenaza al cliente con cobros jurídicos y reportes a centrales de riesgo si no paga facturas por servicios que la compañía ya no le presta. El director de cine y televisión, guionista y fotógrafo Javier Mejía (@Perroacuadros) denunció su caso. El 18 de febrero de 2021 escribió: “Cancelé mi servicio con @Tigo_Colombia el 10 de noviembre con el radicado 1-36746786599271 y el GDI 69006 y ahora me salen llamándome de una oficina jurídica cobrándome el mes de enero. No solo tienen pésimo servicio; también actúan de manera ladina y deshonesta”. Juan Fernando Foronda (@forondajuanfer) es asistente de Dirección de Teleantioquia Deportes y contó: “Desde 2019 cancelé todos mis servicios con @Tigo_Colombia y me siguieron cobrando. Hoy estoy reportado en centrales de riesgo. Enviar peticiones, recibir respuestas y volver a responder hace parte de mi vida”. 

El libro Criminalidad del poder económico, escrito por Germán Aller, explica que el delito de cuello blanco es el que se ejerce desde una posición de poder con “maniobras deliberadas, estructuradas al detalle y con cierto margen de tiempo”. Estas conductas requieren organización y las corporaciones las desarrollan, en ocasiones, contra sus consumidores, junto con “otras corruptelas de policías, jueces, fiscales, políticos y demás agentes del Estado mediante el empleo de dinero”. Entre tanto, las autoridades colombianas se niegan a ver lo evidente.

Referencias 

Aller, G. (2011). Criminalidad del poder económico. Ciencia y praxis. Editorial B de f. 

Cifuentes, L.C. [@CifuentesArte]. (19 de enero de 2021). Olvidense de contratar cualquier servicio con @Tigo_Colombia la pesadilla para cancelar un contrato es interminable, parece que decidieran robar directamente [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/CifuentesArte/status/1351500805111750657

Cifuentes, L.C. [@CifuentesArte]. (19 de enero de 2021). Van casi dos meses que se radicó lafinalización del servicio y se hacen los pendejos, que el radicado no [Tweet].Twitter. https://twitter.com/CifuentesArte/status/1351501574015737856

Foronda, J. F. [@forondajuanfer]. (11 de febrero de 2021). En todo caso debes tener cuidado. Desde 2019cancelé todos mis servicios con @Tigo_Colombia y me siguieron cobrando. Hoy estoy [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/forondajuanfer/status/1359951898757988352

Kafka, F. (1979). El proceso. Edaf. 

Mejía, J. [@Perroacuadros]. (18 de febrero de 2021). Cancelé mi servicio con @Tigo_Colombia el 10de noviembre con el radicado 1-36746786599271 y el GDI 69006 y ahora me [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/Perroacuadros/status/1362402475463090177

Pedroza, L. [@lore3125]. (24 de febrero de 2021). Necesito cancelar mi contrato de television,Internet y teléfono con @Tigo_Colombia ha sido imposible llevo 4 meses intentando y lo [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/lore3125/status/1364618062260011017

Resolución 5050 de 2016 [Comisión de Regulación de Comunicaciones]. Por la cual se compilan las Resoluciones de Carácter Generalvigentes expedidas por la Comisión de Regulación Comunicaciones. 21 de noviembre de 2016. https://normograma.info/crc/docs/resolucion_crc_5050_2016.htm

Comentarios

Lo más leído

El secreto de sus ojos: la incapacidad judicial y el castigo por mano propia

Influencia, lenguaje y redes, claves para una movilización masiva

El decálogo de la polarización en una democracia

‘Terms and Conditions May Apply’, un repertorio de espionaje

El eficaz control de la violencia simbólica

El efecto de los ‘billetes vallenatos’